Esta pregunta se la hará cualquier persona que desee alquilar un inmueble. Ante las barbaridades que muchos sabemos de impagos, destrozos y mala fe del inquilino u ocupa, tenemos miedo de arrendar el inmueble y, tras haber subido una mala experiencia, decidimos subir el precio para así asegurarnos de que nos es rentable aunque nos lo destrocen.

La opción de alquilar más caro para asegurarse «estar cubierto» frente a futuros impagos o destrozos, es una opción como cualquier otra y totalmente legítima. Sin embargo, mi experiencia me dice que no es la mejor pues, si pones una renta elevada, puede que no sea acorde a lo que estás alquilando y además que no puedan pagártelo. O que deban subarrendar habitaciones para poder asumir el pago. Sin embargo, si pones una renta más asequible y pides referencias del inquilino, tendrás más probabilidades de éxito porque él se sentirá cómodo pagando una renta razonable y, en caso de impago, siempre podrás usar las garantías pedidas a la hora de formalizar el contrato.

¿A qué me refiero con garantías? Pues para mí algo básico a pedir a cualquier inquilino es un contrato de trabajo y la declaración de la renta de los últimos años. Así, puedes ver dónde trabaja y desde cuándo, los ingresos que tiene (para ver si te va a poder pagar), si es autónomo puedes pedir las declaraciones de IVA, copia del DNI y preguntarle por sus bienes (puede que tenga una casa en otro lugar, un garaje, un coche, una moto, etc.). Con todos estos datos, en caso de impago, podrás localizarle a la hora de poner la demanda y, si fuere necesario, embargarle sus bienes o la nómina.

Aquí en la asociación Soluciones legales para todos, te proponemos que por una cuota de 20 euros al mes, nosotros estudiamos la viabilidad del inquilino y, si damos el visto bueno, asumimos la demanda de desahucio y reclamación de cantidad en caso de que el inquilino no cumpla. Es decir, si no te pagan o no se quieren ir cuando ya ha cumplido el contrato, ¡te hacemos toda la tramitación sin más costes que tu cuota de 20€! Contáctanos y te ayudaremos. Si te parece buena idea, ¡comparte!

Son muchas las personas que dicen no tener contrato. Verás, no tener contrato, es imposible. Puede ser que no hayas firmado un papel, pero eso no quiere decir que no tengas contrato.

El Código Civil en su artículo 1543 dice que «En el arrendamiento de cosas, una de las partes se obliga a dar a la otra el goce o uso de una cosa por tiempo determinado y precio cierto.» y el artículo 1547 establece que «Cuando hubiese comenzado la ejecución de un contrato de arrendamiento verbal y faltare la prueba del precio convenido, el arrendatario devolverá al arrendador la cosa arrendada, abonándole, por el tiempo que la haya disfrutado, el precio que se regule.». Es decir, este artículo deja claras dos cosas:

  1. Que para que haya un contrato no hace falta firmar ningún papel, un contrato verbal es completamente válido.
  2. Que al ser un acuerdo verbal, puede ser tu palabra contra la suya, por lo que el inquilino deberá devolver el inmueble, pagando por el precio que se regule (entendemos que lo regularía un acuerdo entre las partes o una sentencia judicial).
  3. Los whatsaps y mails son pruebas válidas y pueden servir para demostrar las condiciones que se habían pactado.

Finalmente, el artículo 37 de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), dice que «Las partes podrán compelerse recíprocamente a la formalización por escrito del contrato de arrendamiento. En este caso, se hará constar la identidad de los contratantes, la identificación de la finca arrendada, la duración pactada, la renta inicial del contrato y las demás cláusulas que las partes hubieran libremente acordado.». Por lo tanto, una vez más, este artículo deja claro que no es obligatorio que el contrato sea por escrito.

También es cierto que hay otra Ley que obliga al depósito de la fianza en el órgano autonómico correspondiente (en el caso de Baleares es el IBAVI. Pincha en este artículo para saber más sobre si es obligatorio depositar la fianza en algún lugar) y, para poder hacerlo, es necesario el contrato. Pero el hecho de que no haya un papel firmado no quiere decir que no haya contrato. Hay contrato verbal.

Ayúdanos a difundir información compartiendo.Seguro que a más personas les es útil esta información. ¡Gracias!